Un poco de Historia... y un poco de todo
   
  Un poco de Historia ...y un poco de todo
  Por la Vía de la Plata y el Camino Mozárabe
 

Por la Vía de la Plata

y el Camino Mozárabe de Santiago

 (Texto en elaboración, disculpa las molestias)



Entrada al Balneario de Baños de Montemayor


El pasado 20 de marzo, viernes, quince alumnos de 2º de Bachillerato recorrieron a pie el tramo Baños de Montemayor-Calzada de Béjar del Camino Mozárabe de Santiago, que discurre sobre la romana Vía de la Plata.

 

Visitando los baños romanos


Interior de los baños
 

Esta actividad nos permitió acercarnos a nuestro pasado remoto (Imperio Romano, invasión musulmana, Reconquista…), comenzando por la visita a los baños romanos. El Técnico de Turismo de Baños de Montemayor, José Antonio Sánchez, se ofreció a mostrarnos las instalaciones utilizadas por los romanos hace ya dos mil años.


 

Comienza la ascensión hacia Puerto de Béjar.
Las chicas rápidamente toman la delantera



La cruz nos recuerda, a la salida de Baños, que avanzamos por un camino de peregrinación
 
A continuación, desde las afueras de Baños, iniciamos el recorrido a pie de la Vía de la Plata y el Camino Mozárabe. Las chicas del grupo rápidamente tomaron la delantera en la ascensión hacia Puerto de Béjar y Casa Adriano.
 
 
 
 
 
Los chicos se lo toman con calma y buen humor

 
 
 
Sin embargo, la pendiente pronunciada obliga a dejarse de bromas e ir ocupando posiciones

    Por esta calzada subieron legiones romanas en su avance hacia las tierras del norte, para combatir a astures y cántabros.  

También, desde época medieval es cañada real que protege el paso de ganado mesteño.   Coronado el puerto, y tras observar de cerca los restos más antiguos que se conservan de la calzada romana -bajo la actual autovía- iniciamos el descenso hacia el Puente de la Malena. Un plano nos muestra la riqueza arqueológica y paisajista que atravesamos.
 
 

 

Esta vía sirvió para expandir la romanización. En la vanguardia, abriendo camino, las chicas
 

 
Miliario romano (reconstruido). Paradas estratégicas nos permiten comentar detalles de la Vía de la Plata. Algo más hacia el norte, en Fuenterroble, se sitúa el centro geográfico de esta calzada.  
 
 

A lo A lo largo del Camino, las majadas nos recuerdan el pasado ganadero de estos valles

Después de comer, junto al Puente de la Malena, celebramos una relajante asamblea en medio de un bucólico prado. Allí conversamos sobre Historia y Literatura medieval.


 
Aula en la naturaleza. Mar Hernández (a la derecha), profesora de Lengua y Literatura, conversando acerca de la literatura medieval y el Camino de Santiago.


 


La naturaleza y el día primaveral invitaban a la poesía. María y Alba observan atentas cómo Paula y Jorge leen un fragmento del Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz, ya sabes, aquel que nos dice:
Adónde te escondiste amado y me dejaste con gemido…  

También allí hablamos sobre importantes pensadores medievales europeos –como san Agustín e Isidoro de Sevilla- que marcaron algunos de los rasgos principales de nuestra identidad: uso de la razón, legitimidad del Estado siempre y cuando actúe en beneficio de los ciudadanos, identidad cultural basada en el cristianismo que defiende la igualdad y la dignidad de toda persona humana –especialmente de los más débiles. Por la tarde volveríamos sobre esos temas.
  A partir de ahí, continuamos el Camino hacia Calzada de Béjar, disfrutando de la naturaleza, de largas conversaciones sin prisas, intentando revivir qué pasaría por la mente de un peregrino siglos atrás…
 
 
 


Llegada a Calzada de Béjar. Al fondo el Humilladero. En la lejanía se divisa el Puerto de Béjar y los valles que hemos recorrido.
 

A
Al llegar a Calzada de Béjar, la curiosidad nos lleva a visitar el Humilladero, ermita recientemente restaurada, desde donde divisamos el Camino que hemos dejado atrás. Si algo hay que destacar de Calzada de Béjar, es su hospitalidad: el Alcalde nos cedió un salón municipal aún sin terminar, el bar que está junto a la iglesia nos prestó veinte sillas que llevamos en peregrinación por el pueblo hasta el salón, Maxi nos cedió un prado sombreado donde comimos y descansamos. Todo fueron atenciones y amabilidad.

 

Al A

 

 

 

 

 

 

Finalmente, por la tarde, realizamos un videofórum sobre la película Sophie Scholl: los últimos días. Es difícil que esta película, basada en hechos reales, deje indiferente a alguien, sobre todo, si antes ha leído La Rosa Blanca , sobre el movimiento de estudiantes que lucharon contra el régimen nazi usando métodos pacíficos, la razón y la palabra. El coloquio posterior fue de lo mejor del día: cada uno fue aportando lo que le había sugerido la película: leyendo a escritores como san Agustín, desde la filosofía, desde la razón, se puede combatir a un sistema injusto, opresor y manipulador; un Estado sólo está legitimado para actuar en beneficio de sus ciudadanos, éstos no son piezas de su engranaje; todo ser humano, con independencia de su estado (deficientes, judíos…) tienen la misma dignidad, que es inviolable; la acción individual de personas concretas, como Sophie Scholl, pueden cambiar una situación injusta…

 

  De vuelta, en el autobús, el conductor comentaba que algún Instituto de Plasencia llena cada año dos autobuses con alumnos que recorren el Camino de Santiago durante una semana. Después de vivir esta experiencia, no resulta extraño el interés que despierta esa actividad.
No hubo tiempo para comentar al final las impresiones de cada uno de sobre ese día. Indirectamente, vivimos de alguna manera el espíritu del peregrino: austeridad, comiendo en cualquier lugar sin comodidades, entrega y compañerismo ayudando en lo que fuese necesario sin que hubiese que pedirlo, alegría permanente del grupo animada con buenos toques de humor, superación de las dificultades sin quejarse de nada, la ya mencionada hospitalidad de los vecinos que dejan prados, sillas, salón, llaves del ayuntamiento, sin esperar nada a cambio, la generosidad de José Antonio y el Balneario que nos mostraron los baños gratis...En definitiva, el Camino Mozárabe de Santiago sigue vivo y es un vínculo de convivencia -fruto de nuestro pasado- que debemos mantener e impulsar. Podemos terminar con pensamientos de un novelista y un poeta:

  
 
 
<<… hemos nacido para luchar y saborear el gusto por la vida en lo que hacemos y también en los obstáculos a los que nos enfrentamos>>  
 
(Robert Stevenson, autor de La Isla del TesoroLa Isla del TesoroLa Isla del Tesoro)

 

 
  <<Ser en la vida romero
 
  romero sólo que cruza
 
  siempre por caminos nuevos
  pasar o ir todos una vez
  una vez sólo y ligero;
  ligero siempre ligero>>
(León Felipe)

 

 

 
  Contador de visitas 100505 visitantes (190139 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=