Un poco de Historia... y un poco de todo
   
  Un poco de Historia ...y un poco de todo
  Exige que te escuchen, exige un referéndum
 

Exige que te escuchen,
Exige un referéndum


Antes de entrar en materia y, a modo de introducción, hagamos un poco de historia, brevemente, sobre Felipe González y el ingreso de España en la OTAN.

El 30 de mayo de 1982, bajo el gobierno de UCD, con Leopoldo Calvo Sotelo, España ingresó en la alianza militar OTAN, convirtiéndose en el decimosexto miembro de la organización. Sin embargo, aunque la solicitud de ingreso en la Alianza Atlántica fue aprobada en el Congreso de los Diputados con el voto en contra, entre otros, del PSOE, liderado en aquella época por Felipe González, no se había llevado a cabo ninguna consulta popular, ningún referéndum para conocer la opinión de los ciudadanos españoles. Faltaba, por tanto, en asunto tan importante, saber qué deseaban los españoles. Felipe González, líder de los socialistas,  calificó el ingreso en la Alianza Militar de <<barbaridad histórica>> y <<tremendo error>>, votó en contra de la adhesión, apoyó las movilizaciones de protesta en las calles y se comprometió a que, si algún día llegaba al poder, convocaría un referéndum aconsejando a los ciudadanos el voto favorable a la salida de la OTAN.



Cartel electoral: <<exige que te escuchen, exige un referéndum>>. ¿Por qué ahora no?


Poco después, en octubre de 1982, la llegada al poder de Felipe González supuso un giro de 180 grados en la actitud del PSOE ante la OTAN. Felipe González admitió que el rechazo inicial del PSOE a la OTAN había sido un error y defendió a partir de ese momento el ingreso de España en la Alianza Atlántica –en contra de su propio programa electoral que le había aupado al poder y de sus carteles de propaganda electoral que por las calles lucían el lema OTAN, DE ENTRADA NO. Para legitimar semejante cambio de política, contraria a las promesas realizadas durante la campaña electoral, Felipe González convocó un referéndum, una consulta popular, en la que los españoles debían votar SÍ o NO a la pregunta: ¿Considera conveniente para España permanecer en la Alianza Atlántica, en los términos acordados por el Gobierno de la Nación? (a continuación se indicaban tres condiciones para el ingreso).

El referéndum sobre el ingreso de España en la OTAN se celebró el 12 de marzo de 1986 y, sorprendentemente para muchos, el líder socialista -que había aupado a su partido al Gobierno con el OTAN, DE ENTRADA NO-, lograba ahora que los españoles votasen por mayoría SÍ Al INGRESO EN LA OTAN con un 52,54% de votos a favor, un 39,83% de votos en contra y el 6,54% de abstenciones. El cambio radical de postura del PSOE en política exterior tuvo su colofón con el nombramiento del socialista Javier Solana como Secretario General de la OTAN.



Tropas españolas en Afganistán

Desde 1987, son ya más de 150 los soldados españoles muertos en operaciones militares en el exterior; 90 de ellos han caído en Afganistán, luchando contra el terrorismo islamista y por estabilizar la zona y restaurar la paz.

Ahora, veintitrés años después, el 17 de diciembre de 2009, el PSOE aprueba por 184 votos frente a 158, sobre un total de 350 diputados la ampliación de la Ley del Aborto. Si comparamos a Felipe González con Zapatero en este asunto, mientras el primero se opuso en su campaña al ingreso de España en la OTAN pero después logró el respaldo ciudadano para cambiar su postura, Zapatero ni siquiera contemplaba en su programa electoral –con el que ganó las últimas elecciones- la ampliación del aborto. Los ciudadanos que le votaron no sabían ni se esperaban esta jugada ¿A qué se deben ahora tantas prisas y tanto empeño por sacar adelante esta improvisada ley? ¿tan urgente es? ¿O es que Zapatero y Aído tenían previsto sacar adelante esa Ley pero no informaron a sus posibles votantes, por si acaso? ¿No es eso jugar con la confianza de los ciudadanos?

Por otra parte, es curioso que mientras en el debate y votación sobre la posible supresión de las corridas de toros en Cataluña, el PSOE da libertad de voto –voto en conciencia- a sus representantes políticos, no hace lo mismo en el tema del aborto, donde hay disciplina de voto para los diputados; en este caso, todos votan lo que marque el partido



Con la nueva Ley del Aborto, el niño que está por nacer con 22 semanas de gestación -como el de la foto- no tiene derecho a vivir.

¿Es más importante en conciencia para los señores diputados socialistas la vida del toro que la del niño al que sólo le falta el trámite de nacer? ¿Es más importante proteger al toro de lidia que a una mujer embarazada sin recursos?

Si tan claro tienen Zapatero y Aído que cuentan con el respaldo de sus votantes en este asunto tan serio, ¿por qué no se animan y hacen como Felipe González, que se atrevió a pedir a los españoles su opinión en referéndum para respaldar su cambio de postura? ¿O es que era más importante consultar a los españoles sobre el ingreso en la OTAN que sobre la vida de miles, decenas de miles, más de cien mil niños -y en aumento constante- no nacidos cada año? ¿O vendrán Zapatero y Aído reconociendo dentro de unos años –como hizo Felipe González con el asunto OTAN- que su postura fue un << error>>?

  ¿Por qué no explican a los ciudadanos españoles que los abortos de un año cuestan 51300 millones de euros  (ver más->)a la sociedad española, pagados con el dinero de todos? Y lo que es peor, ¿por qué no explican por qué el suicidio es la primera causa de muerte femenina en España de 30 a 34 años y que esas muertes se relacionan con el aborto? ¿O que después de abortar, la tasa de suicidio se multiplica por tres y si lo comparamos con mujeres que dan a luz, se multiplica por 7 la tasa de suicidios?

Por estos motivos, entre otros, es importante animar al Presidente Zapatero para que convoque un referéndum en el que se pregunte a los españoles qué piensan sobre este gravísimo tema. El derecho a la vida es un tema tan serio que no se puede dejar sólo en manos de los políticos. En este sentido, diversas plataformas ciudadanas están impulsando una CAMPAÑA EN DEFENSA DE LA CONVOCATORIA DE UN REFERÉNDUM donde los ciudadanos se pronuncien sobre el proyecto abortista de Zapatero. ¿O no estamos en democracia? En otros países con tradición democrática, la convocatoria de referéndums es bastante habitual. ¿Por qué aquí no? En noviembre de 2009, sin ir más lejos, en Suiza salió adelante una iniciativa legislativa popular por la que los ciudadanos se pronunciaron en referéndum sobre la construcción de minaretes en las mezquitas. Sería bueno ir acostumbrando a nuestros políticos a consultar a los ciudadanos más a menudo, no sólo cada cuatro años.

La carta que sigue es la que muchos ciudadanos están enviando por correo electrónico al Presidente del Gobierno, que es quien tiene la facultad constitucional de activar el proceso para la convocatoria de un referéndum. Desde aquí animamos a los lectores de estas líneas a que si están de acuerdo con el contenido de la carta, defiendan sus derechos y exijan la convocatoria de un referéndum en el que los españoles –no solamente la clase política- manifiesten su opinión, tal y como establece nuestra Constitución.

 CARTA

Señor Presidente del Gobierno:

Me dirijo a Usted para pedirle que proponga a S. M. El Rey la convocatoria de un referéndum sobre el Proyecto de Ley de Salud Reproductiva y Sexual y, en concreto, sobre la regulación del aborto en él contenida.

Considero que se da el requisito de unas circunstancias excepcionales que nuestra Constitución prevé como condición para la convocatoria de un referéndum, a saber:

1. Su proyecto legislativo modifica radicalmente el contenido y la configuración del derecho anterior a todos los demás: el derecho a la vida.

2. Ni Usted, como candidato a la Presidencia, ni su partido político, el PSOE, anunciaron una reforma del régimen jurídico del aborto durante la campaña electoral que le condujo a la jefatura del Gobierno.

3. Su proyecto legislativo divide a las Cortes, divide a los órganos constitucionales y de relevancia constitucional y, sobre todo, divide a los ciudadanos. No nace del consenso, sino de una voluntad de imposición contraria al espíritu democrático.

Por todo ello, y considerando que sólo Usted tiene la facultad constitucional de activar el proceso de convocatoria de un referéndum, le pido que no imponga esta ley sin consultar a los ciudadanos y promueva la convocatoria de un referéndum


Para firmar->

 
  Contador de visitas 105249 visitantes (200825 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=