Un poco de Historia... y un poco de todo
   
  Un poco de Historia ...y un poco de todo
  Crisis, memoria y...(1 y 2)
 

Crisis, memoria histórica y... (1ª-2ª parte...)


 

Leyendo la prensa

 

Últimamente, cada día nos levantamos con un nuevo sobresalto. Por todas partes nos llueven nuevos datos sobre la dramática situación económica por la que atraviesa España: nuestro país cerrará 2008 con cerca de un millón más de parados que en 2007; según un informe elaborado por el Servicio de Estudios del BBVA. España pasaría de los 2,82 millones de trabajadores en paro a más de 3,1 millones a comienzos de 2009; el paro aumentó en octubre en 192658 personas, la mayor subida de la historia; a lo largo de dicho mes, cada minuto hubo cuatro parados más, es decir, 260 parados más cada hora; la CEOE cree que la tasa de desempleo llegará al 15% en 2009 y al 17% en 2010; a diario oímos hablar de nuevos EREs (Expedientes de Regulación de Empleo, o lo que es lo mismo, envío de más trabajadores al paro) en Nissan, Pirelli, Renault…



http://www.elmundo.es/mundodinero/2008/11/04/economia/1225785830.html

  Simultáneamente, es preocupante la situación del Ministerio de Justicia. Sus funcionarios incrementan las protestas en demanda de más medios técnicos y humanos que, en definitiva, significa más dinero con que atender la penosa situación que atraviesa ese Organismo y que contribuye a la acumulación de procesos judiciales sin resolver, a la desatención de los ciudadanos y al aumento de los errores y despistes en el seguimiento de presos y delincuentes peligrosos. Prueba de ello, el reciente caso del asesino de Mari Luz o el del abogado Rodríguez Menéndez, que obtuvo un pasaporte en una comisaría de Madrid un día después de abandonar una prisión en la que estaba cumpliendo condena por varios delitos. Dicho pasaporte le permitió fugarse, posteriormente, a Hispanoamérica. No faltan los casos de asesinos etarras a los que les prescribe el delito –y por tanto quedan en libertad- antes de ser juzgados. O el “extravío” del asesino etarra De Juana Chaos en Belfast y que, en estos momentos, se encuentra en busca y captura…

Los jueces acentúan la pugna con el Gobierno y convocan las primeras huelgas de su historia. Extremadura y Murcia paran el 18 de febrero. Otros territorios convocan juntas en enero para estudiar esta posibilidad. (ABC)

 



Legajos apilados en un juzgado

Por otra parte, cada día las noticias nos sorprenden con nuevos escándalos económicos de la clase política que parece que se va constituyendo ya en un nuevo estamento privilegiado, casi inmune ante cualquier actuación que roce o vulnere la legalidad al sentirse protegida por su partido.  Resulta preocupante que en nuestra democracia nos vayamos acostumbrando a la práctica de semejantes abusos de poder por parte de ciertos políticos a los que, incluso, los ciudadanos casi justificamos con un “si puede y no le pillan…”, “si le dejan…”, “otros harían lo mismo…”

En este sentido, recientemente podíamos leer en la prensa:

España pagará el 40 % de los 20 millones que cuesta la cúpula de Barceló para la ONU. (…) Se utilizaron 500.000 euros de los Fondos de Ayuda al Desarrollo. (D. El Mundo)

Con la que está cayendo en estos momentos sobre miles de trabajadores y sus familias, que ni siquiera tienen para pagar la hipoteca e incluso tienen que acudir a comedores sociales y alguien, por ahí arriba, en el limbo de la política –y desconectado de la realidad- dispone alegre e irresponsablemente del dinero que los ciudadanos a través de sus impuestos creen estar dando… ¡para Ayuda al Desarrollo!, es decir, para el Tercer Mundo, que está bastante peor que el nuestro. Y, encima, la dichosa cúpula ni siquiera se construye aquí o en el Tercer Mundo, sino ¡en Ginebra! (capital de la rica Suiza). Al parecer, la broma del responsable (¿responsable?) político ha costado a la Hacienda pública  8 millones de euros. Y no olvidemos que Hacienda somos todos, tal y como bien nos recuerda ese Ministerio en la campaña anual de recaudación de impuestos. ¿Qué explicaciones dará el Ministro de Exteriores, Moratinos?

Barceló dando los últimos retoques a la millonaria cúpula
costeada con dinero destinado al Tercer Mundo


Intermón Oxfam ve <<inadmisible>> que se pague la obra con dinero del Fondo de Ayuda al desarrollo


  Si la cosa quedase ahí, aún podríamos respirar con cierta tranquilidad. Lo que comienza a resultar más inquietante es que bastantes cargos públicos parece que se están acostumbrando a actuar de forma abusiva “por si cuela” y, si no, se da un paso atrás y no ha pasado nada. En último extremo, se pide una pequeña disculpa, un “lo siento” y ya está resuelto el problema. En las últimas semanas no paran de llegarnos noticias sobre la afición de altos cargos políticos por los coches oficiales “tuneados” y por los “ecológicos”: hace poco recibíamos noticias sobre el Presidente del Parlamento Catalán, Ernest Benach, que usa un coche valorado en 110000 euros y gasta otros 20000 en <<tunearlo>>; el  Audi A-8 en cuestión incorpora escritorio de madera a medida, reposapiés, TV, conexión mp3 y bluetooth y, además, contamina de lo lindo, ya que supera los 300 gramos de emisión de dióxido de carbono por km., duplicando así la tasa habitual.


Ernest Benach, político que en el Parlament

 pide austeridad a los catalanes

En el otro extremo de la Península, el Presidente de la Xunta de Galicia, Pérez Touriño, ha realizado una nueva adquisición para el parque automovilístico y que sobrepasa los 480.000 euros, más o menos, el sueldo íntegro de 25 gallegos. El presidente de la Xunta tiene cuatro coches a su disposición (tres de ellos, incluido el nuevo, pertenecen al modelo Audi A8).



 
Sin ir muy lejos, aquí mismo, la vicepresidenta y consejera de Economía en Extremadura ha "decidido" devolver un Lexus de 68.208 euros, para calmar los ánimos de los indignados extremeños. En cambio, el consejero de Turismo de Andalucía se ha quedado con su Lexus híbrido porque contamina poco. Y podríamos seguir con otros muchos.

2ª parte

¿Y todo ésto qué tiene que ver con la Historia? que es lo que aquí nos interesa

 
Con la que está cayendo, una educación casi ruinosa (un ordenador por cada 15 alumnos en las universidades españolas), una crisis económica galopante y parece que imparable, una Justicia con medios escasos e incapaz de controlar a los delincuentes y algunos dirigentes políticos que predican austeridad mientras ellos viven a todo tren (mejor Audi o Lexus) -con el dinero de todos no lo olvidemos-, nos llega ahora un juez, Garzón para más señas, que en lugar de ocuparse de usar el dinero público para asuntos que interesen a la mayoría de los ciudadanos vivos (léase, puesto de trabajo digno, pago de la hipoteca, lucha contra la corrupción urbanística, mayor seguridad frente a la delincuencia y ante la amenaza etarra, lucha contra las mafias de la droga y la prostitución…) pretende ocupar su tiempo y el de otros jueces –también pagados con dinero público- en levantar las cunetas de las carreteras en busca de huesos de hace setenta años, con intención de averiguar, mediante las pruebas forenses pertinentes (y su coste correspondiente, nada sale gratis), a quién pertenecieron para, dice, “recuperar la memoria histórica”. Parece que no tiene otra cosa que hacer el Sr. Juez que interese más a los españoles vivos.

Aún así, el “proyecto” podría ser encomiable y respetable desde el punto de vista histórico y metodológico, si cumpliese ciertos requisitos razonables. Por ejemplo:

a)     
Que el juez en cuestión hubiese dado pruebas fehacientes de imparcialidad y de mantener una cierta equidistancia política. Aunque no imposible, resulta difícil de creer en este caso, puesto que Garzón concurrió a las elecciones de 1993 –por expresa petición de Felipe González- como número dos en la lista del PSOE por Madrid. Y, por supuesto, resultó elegido como diputado. Está en su derecho. Aquella incursión política duraría poco más de diez meses.

b)      Que el Gobierno que impulsa la “memoria histórica” no estuviese integrado por miembros de un partido político –tan respetable como los demás- en el que muchos de sus afiliados de entonces participaron en uno de los dos bandos enfrentados a muerte en aquel dramático conflicto, hace ya setenta años. Ni que decir tiene que hay abundante bibliografía sobre el tema para que cualquier interesado pueda profundizar en dicho aspecto. No obstante, seguro que a todos nos resultan conocidos los nombres de Indalecio Prieto o de Largo Caballero, entre otros. Difícilmente un Presidente de Gobierno puede ser más parcial en este tema “histórico” –si de lo que se trata es de hacer memoria histórica, verdad histórica -que cuando hace continuas referencias a su abuelo fusilado, como si hubiese sido el único represaliado de la guerra.


c)     
Si de hacer auténtica memoria histórica se tratase, habría que excavar las fosas de las víctimas de ambos bandos, de todas las víctimas, que las hubo y en gran cantidad. De otro modo, lo que se estará haciendo será propaganda política, no historia, y lo peor de todo, con dinero público de todos los ciudadanos, partidarios o no de ese proyecto y a quienes -comenzando por los historiadores- en ningún caso se les ha preguntado al respecto sobre la conveniencia o no de realizar semejante “investigación”.

¿Muertos? ¿Qué muertos?

Sigue en Crisis, Memoria y ... (3ª parte)




 
  Contador de visitas 101221 visitantes (192105 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=