Un poco de Historia... y un poco de todo
   
  Un poco de Historia ...y un poco de todo
  El miedo es más fuerte que...
 

El miedo es más fuerte que el deseo de ser libres (mujer argelina)

  

No es un crimen ser mujer
Atención: vídeo con escenas muy duras

El futuro de la Humanidad no depende solamente de políticos que desde la estratosfera del poder mueven los hilos de sus Estados, el futuro de todos depende de lo que hagamos cada uno de nosotros. Cada persona, con sus pequeñas acciones puede contribuir a mejorar o deteriorar en mayor o menor medida su entorno –y no nos referimos por entorno solamente al medio ambiente-, puede estar “haciendo historia” aunque en la mayoría de las ocasiones su acción pase desapercibida.

Un ejemplo. Hemos oído hablar mucho sobre Guantánamo y las brutalidades que allí se cometieron y, probablemente, todos nos alegraremos cuando cierren esa prisión gracias a las presiones internacionales que se han producido a todos los niveles.

Sin embargo, oímos hablar menos –nada, para ser exactos- en las noticias sobre las lapidaciones y tratos vejatorios que se llevan a cabo en ciertos regímenes que pretenden aplicar la sharia a todos los niveles.

En el Irán de Ahmadineyah, amigo de Hugo Chávez, que ha firmado en los últimos días un acuerdo para recibir petróleo venezolano, se reanudaron las lapidaciones a finales de 2008, tras ser interrumpidas gracias a diversas manifestaciones de protesta.


Afsaneh Nowrouzi pasó siete años en el corredor de la muerte de Irán. Fue indultada después de que la familia de su víctima recibiera una compensación económica. © AP Photo/Str


Gracias a miles, cientos de miles de pequeños gestos individuales, como el de mandar un mensaje de protesta por correo electrónico, la Magistratura de Irán anunció la suspensión de lapidaciones. Sin embargo, de nuevo el régimen iraní ha retomado ese cruel sistema de ejecución permitido por El Corán.

Como el término lapidación suena bastante aséptico, nos puede ayudar a comprender en qué consiste la descripción que de él hace Amnistía Internacional:

<<La ejecución por lapidación es un castigo especialmente cruel que Irán aplica a hombres y mujeres casados acusados de cometer adulterio, desoyendo así a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, según la cual tratar el adulterio como delito es contrario a las normas internacionales. La lapidación está específicamente concebida para aumentar el sufrimiento de la víctima, pues para llevarla a cabo se escogen piedras lo suficientemente grandes como para causar dolor pero no tanto como para matar a la víctima enseguida. >>
 

Puesto que, según Amnistía Internacional, en Irán hay en estos momentos al menos ocho mujeres y dos hombres -¿Por qué tantas mujeres?- expuestos a ser lapidados, y puesto que esa organización tiene constancia de la práctica de la lapidación en secreto en la prisión de Lakan, al noroeste de Irán, ahora es el momento de aumentar las protestas contra esas ejecuciones y correr la voz.

¿Cómo actuarían en Occidente millones de personas –y sus representantes políticos- si se tuviese conocimiento de que en Guantánamo se tenía previsto lapidar hasta la muerte a ocho presos? ¿Por qué no se protesta con la misma intensidad contra la brutalidad de la lapidación en otros países? ¿Por qué ahora guarda silencio nuestra clase política?

<<En el camino hacia la abolición total de la pena de muerte, las autoridades iraníes deben promulgar una ley que prohíba inequívocamente la lapidación como pena judicial. A la espera de esta ley deben declarar de inmediato una suspensión de las lapidaciones, dejando claro a todos los jueces y otros funcionarios que tendrán que rendir cuentas en caso de incumplir tal suspensión. Además deben destipificar como delito las relaciones sexuales consentidas entre adultos.>> (Amnistía Internacional)

De momento 206.987 firmantes ya han mostrado su protesta. ¿Te animas a firmar el siguiente documento de protesta?

 

Su Excelencia Ayatollah Sayed ‘Ali Khamenei:

Le escribo para mostrarle mi condena porque todavía se sigan registrando casos de lapidación en Irán. He tenido conocimiento de la lapidación de dos hombres a finales de diciembre de 2008 y de otro en marzo de 2009, lo que demuestra que las declaraciones de
la Magistratura iraní, que en 2002 y en agosto de 2008 anunció una suspensión de las lapidaciones, no es suficiente para acabar con esta práctica atroz. Según la información de las organizaciones de derechos humanos, actualmente en Irán hay al menos ocho mujeres y dos hombres sentenciados a morir lapidados.
 
Me opongo a la pena de muerte en todas las circunstancias; aún más en el caso de la lapidación, que está especialmente concebida para agravar el sufrimiento de las víctimas. Además es un castigo especialmente indicado para el adulterio cometido por hombres y mujeres casados, algo que ni siquiera es delito en la mayoría de los países. La mayor parte de las víctimas condenadas a lapidación son mujeres.
 
Le pido encarecidamente que adopte las medidas necesarias para que:

-          no sean lapidadas ni ejecutadas por ningún otro método las siguientes mujeres: Iran A., recluida en la prisión de Sepidar, de Ahvaz; Khayrieh V., también en la prisión de Sepidar; Ashraf Kalhori, recluida en la prisión de Evín, de Teherán; Gilan Mohammadi, recluida en la Prisión Central de Esfahan; Sakineh Mohammadi, recluida en la prisión de Tabriz; M.J., recluida en la prisión de Vakil Abad, en Mashhad; H., también en la prisión de Vakil Abad; y Kobra Babaeirecluida en la prisión de Tabriz. Y los siguientes hombres: Gholamali Eskandari, recluido en la Prisión Central de Esfahan y Rahim Mohammadirecluido en la prisión de Tabriz;
- se aplique de inmediato una moratoria efectiva de las ejecuciones por lapidación y se explique claramente a todos los funcionarios a quienes afecte que no deben incumplirla y que los que no la acaten deberán rendir cuentas por ello;
- se promulgue de inmediato una ley que prohíba inequívocamente la lapidación como pena judicial y que no permita el uso de otras formas de pena de muerte ni flagelación contra personas declaradas culpables de “adulterio”;
- se revise la legislación con el objetivo de destipificar como delito las relaciones sexuales consentidas entre adultos.
 
La prohibición de la lapidación sería un importante paso adelante hacia la abolición total de la pena de muerte en Irán. De esta forma, Irán se sumaría a la tendencia abolicionista registrada a nivel mundial en las últimas tres décadas y reforzada por la aprobación en
la Asamblea General de la ONU de dos resoluciones favorables a una suspensión de la pena de muerte en todo el mundo.

Atentamente,

 

 firmar

 


 
  Contador de visitas 100500 visitantes (190072 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=